Não Culpe o Capitalismo



Pessoal, eu,

Anselmo Heidrich, o Fernando Raphael Ferro de Lima e o Luis Lopes Diniz Filho,

administradores dos blogs


respectivamente, acabamos de lançar um libelo da GEOGRAFIA ANTI-MARXISTA, o 1º do país!

Prestigiem...

Compre o livro NÃO CULPE O CAPITALISMO nos links abaixo:




quarta-feira, março 27, 2013

Venezuela, aparelhamento social e vadiagem



Baita desenvolvimento social bolivariano. Um lixo só...

"En otros segmentos de la población, los más marginados, que habitan las zonas altas de la Cordillera de la Costa que rodea Caracas, conocidas como cinco y diez, la devoción y lealtad al comandante no son negociables. Barrios en donde la policía no se atreve a entrar; gente armada y bebiendo la mayor parte del día nos muestra su casa. Refrigerador, estufa y microondas son parte de un paquete de ayuda que el gobierno les da por una ínfima suma al mes. Una pantalla de plasma también es regalo del gobierno, entregado días antes de las elecciones. Las paredes de las casas tienen retratos de Chávez, pero la pobreza se funde con la ignorancia; los niveles de violencia son muy altos.

Todos estos “regalos” se pagan con dinero de PDVSA, la compañía petrolera estatal que una vez fue la segunda en importancia en el mundo. En 1997 tenía la capacidad de producir cinco millones de barriles diarios. Hoy sólo refinan dos millones 400 mil. En ese mismo año PDVSA, era más importante ella sola que las ocho hermanas, referencia que se hace para nombrar a las petroleras más importantes del mundo como BP, Shell y Texaco, entre otras. Además de eso tenían una de las redes de distribución más importantes en la Unión Americana por medio de CITGO. Hoy la historia es diferente. La empresa es utilizada como la caja del gobierno. Igual paga los gastos del cierre de campaña electoral, que importa alimentos, que muchas veces se descomponen en sus bodegas por la falta de experiencia en el almacenamiento de los mismos. Esta gran ubre también alimenta a los países de la región. Da petróleo a cambio de comida, pero sólo cobrando 50% del valor de la factura."


Não se trata de um aparelhamento estatal tão somente, mas do próprio tecido social que pelo visto se acostumou à esmola como moeda de troca para se conceder apoio condicional ao regime bolivariano e ser agraciado com a falta de trabalho e vadiagem crônica.

Nenhum comentário:

Postar um comentário